fbpx

Blog

Qué es una marca personal: 4 errores garrafales

que es una marca personal

Se habla mucho de ella, pero nos lo seguimos preguntando miles de veces ¿Qué es una marca personal? Citando al emblemático Jeff Bezos, fundador del imperio Amazon, «La marca personal es lo que dicen de ti cuando no estás delante» una descripción tan sencilla como auténtica.

En ese sentido la marca personal hace referencia a la percepción que transmitimos, el recuerdo que dejamos sobre los demás, en base a una serie de acciones que hemos realizado y que, en consecuencia, nos definen.

Y es que no hay nada más efectivo que dejar un buen recuerdo, característico y único como para destacar y posicionarse en un mercado cada vez más competitivo. No obstante, crear una marca personal que funcione no es fácil, y a veces caemos en errores, algunos de los cuales muy graves.

Hoy te vamos a hablar de los 4 errores más comunes a la hora tanto de definir, como de trabajar una marca personal. Cuatro pasos dados en dirección completamente opuesta a lo que se refiere la definición de la personalidad de una marca y la creación de un nombre como producto.

4 errores de una marca personal

1. Una marca personal no es éxito

El primer error que cometemos a la hora de definir y trabajar nuestra marca personal es relacionarla directamente con su nivel de popularidad. Una marca personal no es éxito, sino que está sujeta a las características que hayas definido y decidido que te identifiquen y, de hecho, lo hacen como marca, con tu propia personalidad y acotando un público concreto.

No te obsesiones con el éxito, si lo haces correrás el riesgo de perder tu esencia.

2. Una marca personal no es diplomática

Intentar agradar a todo el mundo es un completo error, pues una marca personal no se basa en caer bien a todos, ya que inevitablemente siempre habrá seguidores y detractores.

Ser demasiado diplomático puede pasarte factura y muy cara, puesto que es imposible ser todas las cosas y a la vez destacar en alguna.

Es necesario que seas auténtico y saber que gustarás a quien has de gustar, a tu público objetivo; pero también te ignorarán, incluso te odiarán aquellos que no se sientan identificados contigo. Pero esto necesario, piensa que si no te defines de un modo concreto jamás tendrás personalidad. Lo esencial es que te posiciones con los atributos que mejor representan tu personalidad.

3. Una marca personal no es efímera

Una marca no está sujeta a un tiempo determinado, no es fugaz, sino que permanece en el tiempo. Por tanto, no es efímera.

Para hacernos una idea, desde nuestro nacimiento ya estaríamos construyendo nuestra marca personal casi sin saberlo. Es algo que iniciamos desde el primer momento en el que entramos en contacto con el mundo y es para toda la vida.

No obstante, eso no quita que después de determinados acontecimientos podamos evolucionar y cambiar ciertas cualidades, eso es necesario, pero cuidar la marca personal desde el primer día es preciso.

4. Una marca personal no es moda

Y relacionado con el error anterior, además de que una marca personal no es fugaz ni volátil, tampoco está sujeta a modas, ni pasa de moda.

Por ello ten en cuenta definir tu marca, su personalidad y el soporte sobre el que se asiente con cualidades reales, palpables y demostrables; huyendo por tanto de modas y patrones sujetos a un momento temporal, que solo harán tambalear los cimientos de tu marca y, por ende, su supervivencia.

Qué es una marca personal

Y entonces, conociendo estas premisas ¿Qué es exactamente una marca personal?

En un mundo tan inmensamente globalizado es cada vez más determinante destacar entre la multitud y posicionarse. Y para eso es preciso contar con una personalidad definida y propia, única.

  • Una marca personal es el prestigio logrado a través de una intachable reputación, consecuencia del trabajo bien hecho y la satisfacción de los clientes.

 

  • Pero también es distinción, que consiste en ser diferente a los demás. En esta definición no caben copias.  Puedes ofrecer el mismo producto o servicio, ser similar, pero debes tener una característica distintiva que te identifique, sino siempre serás la copia barata de X. Y eso se consigue mediante el establecimiento de unos valores que definan la personalidad de la misma y sean la huella que deje tu imagen en la audiencia.

 

  • Una marca personal tiene que estar determinada a su vez por la acción. ¿Y qué es esto? Pues sencillamente una serie de hechos que constaten lo que demuestras con tu personalidad. Acciones que respalden tus cualidades.

 

Con estos tres puntos ya puedes comenzar a dar forma a lo que tú has ideado como marca personal, puliendo los aspectos que no quieras que formen parte de la misma. Y con todos los atributos claros, ya estarás preparado para salir al mundo y comenzar a comunicar tu marca personal, pero para eso necesitaremos un post entero. Así que, de momento, ponte manos a la obra para definir tu marca personal evitando cometer alguno de los errores que te hemos explicado.

Y recuerda que tienes a tu disposición varias de herramientas y profesionales expertos en este tema para ayudarte en todo momento en tu camino al éxito y el logro de tus objetivos. ¡Consúltanos!

 

Consigue hablar cara a cara con tus clientes

 

Irene Yebra

Irene Yebra ——- Redactora senior